Show Mobile Navigation
Lo Ultimo

sábado, 12 de abril de 2014

Critica: Capitan America, Winter Soldier

Editor - 10:32


Calificación: ★★★
Recomendación: MEJORANDO LA FORMULA, FALTA PARA DESTACARSE
Dirección: Anthony Russo, Joe Russo
Intérpretes: Chris Evans, Samuel L. Jackson, Scarlett Johansson, Robert Redford
Género: Accion, Aventura, Sci-Fi.
Duración: 136 minutos.

Cuando un colega de S.H.I.E.L.D. se ve amenazado, Steve Rogers se encuentra envuelto en una trama de intrigas que puede poner en riesgo al mundo entero. Uniendo fuerzas con Black Widow, lucha por desenmascarar una conspiración cada vez mayor mientras pelea contra asesinos profesionales enviados para silenciarlo a cada paso.

Los superhéroes han alcanzado tal dimensión en la pantalla grande que sus películas han empezado a volverse más y más complejas, con el uso de dichos personajes en géneros diferentes a los habituales de acción y aventuras –drama en The Dark Knight, thriller de suspenso en Iron Man 3-. Captain America: The First Avenger era una introducción como lo era Thor, una preparación a The Avengers que permitía explorar en detalle a Steve Rogers antes de ceder a la tentación del slow motion y las secuencias de combate vistosas. La primera mitad de esa película, con el recorrido del escuálido soldado por las filas de un Ejército norteamericano que lo rechazaba, era de lo mejor que Marvel había entregado, pero se abandonaba ante el ascenso a la gloria de la figura patriótica, conformándose con ser una más del montón. Captain America: The Winter Soldier no cae en ese problema y de principio a fin logra sostenerse, lo que permite identificarla fácilmente como una de las mejores producciones en solitario que la compañía haya hecho hasta el momento.

Los hermanos Anthony y Joe Russo ofrecen un thriller político de espías propio de los años '70, en la línea de Three Days of the Condor –no por nada Robert Redford es uno de los protagonistas-, con idas y vueltas permanentes, sin poder confiar en nadie. Lo hacen con un ritmo vertiginoso, manteniendo la tensión en todo momento y no dejando que esta se quiebre. En términos narrativos, es un film impecable, así como en el resto de las facturas técnicas que hacen de esta una superproducción del género. El gran aliciente –que estaba presente en Iron Man 3 pero el affaire Mandarín impidió que se notara- es que se permite hacer declaraciones políticas y tomar postura sobre cuestiones importantes como el control gubernamental a los ciudadanos, la libertad y los aparatos represivos del Estado, todo sin necesidad de incurrir en posturas solemnes ni de engolar la voz. Es una respuesta a DC de que se puede hacer una película compleja y comprometida, sin perder de vista la fórmula de acción y comedia –no hay tanta como en la última de Tony Stark o la de Thor, pero sigue ahí- que ha estado presente en la construcción de este Universo Cinematográfico.

Captain America: The Winter Soldier funciona a la perfección como una película en solitario así también como una parte dentro de la Fase 2. Iron Man 3 solo lo hacía en el primer aspecto, con consecuencias que solo afectarían a Tony y a los suyos pero sin incidencia en el entramado que los rodeaba. Esta, por otro lado, tiene un fuerte impacto sobre un Steve Rogers que debe cuestionarse todo lo que conoce, sus lealtades, sus motivos y el si debe o no seguir acatando órdenes. Pero así como la serie Agents of S.H.I.E.L.D. debe pensarse como una previa a los eventos que aquí se ven, los sucesos retratados en el film de los hermanos Russo, sobre todo lo sufrido por Nick Fury y su agencia, afectarán a todo el Universo en su conjunto.

Chris Evans vuelve a mostrarse sumamente cómodo como el héroe de la bandera estadounidense, bien flanqueado por una cada vez más seductora Scarlett Johansson y por un Anthony Mackie que prueba ser una excelente adquisición para el ensamble de superhéroes. Se produce un desfile permanente de personajes en los que nadie puede terminar de creer, dado que los directores junto a los escritores Christopher Markus y Stephen McFeely se cuidan de mantener un velo sobre todos hasta que es el momento oportuno de desenmascarar al traidor. Uno solo desearía que Disney hubiera mantenido ese mismo resguardo al momento de trabajar en la campaña publicitaria, en la que revelaron la identidad del Soldado del Invierno cuando es uno de los objetivos de los cineastas el mantenerlo oculto.

Así como la cuestión de las peleas merecía un apartado especial en The First Avenger, también lo necesita en The Winter Soldier. Se ha aprendido del abuso del slow motion –no todo es cool por una cámara lenta, gente- y los combates aquí son más duros, con los pies en la tierra, de golpes veloces que lastiman y se sienten. Si la memoria no me falla, solo hay una secuencia en la que se utiliza un ralenti y se aprecia mucho que solo sea así, porque la espectacularidad de la propuesta lo merece. En un terreno diferente, también hay un claro paso adelante en lo que a "villano" se refiere, dado que tras una serie de némesis que necesitaban más trabajo -Malekith, Aldrich Killian, Whiplash-, se ofrece una maraña de terror que tiene al guerrero del título como la tenebrosa cara visible.

Como uno de los que no disfrutó plenamente de la primera parte y que consideró que había muchas cosas por mejorar, es notable cómo ha cambiado todo para bien de una producción a la otra. Captain America: The Winter Soldier tiene todo lo que se espera de una gran película de superhéroes. Se permite lidiar con asuntos complejos como el trauma post-guerra –Rogers puede haber despertado décadas más tarde, pero sus últimos recuerdos eran los nazis- mientras el héroe busca su lugar en un mundo que ya no conoce, todo a la vez que se explora el concepto de un peligroso panóptico y de que el fin justifica los medios –unos pocos deben morir para el bienestar de la mayoría-, sin perder de vista que se trata de un thriller repleto de suspenso, acción y comedia, lo que hace de él un combo difícil de superar.


Critica Noah

Editor - 10:17


Calificación: ★★★
Recomendación: APUESTA POR EPICA RELIGIOSA, RESULTADO NO TAN EPICO
Dirección: Darren Aronofsky
Intérpretes: Russell Crowe, Jennifer Connelly, Anthony Hopkins, Emma Watson
Género: Accion, Aventura, Drama.
Duración: 138 minutos.

El agua purifica todo.

Darren Aronofsky, luego de tres grandes films -entre ellos The Wrestler, uno de mis favoritos-, regresa a la escena mundial con una producción que intenta (indirectamente) enrolarse en la olvidada corriente del cine épico-bíblico que tantos dividendos le dio a la industria en la década del '60. Hablamos de esos grandes trabajos de suntuoso presupuesto que narraban historias de la antigüedad, en la que se reflejaban relatos que se encontraban en las Sagradas Escrituras.

El desafío fue asumido por el director quien, tras adentrarse en los textos de La Biblia, escribió un guión que respeta bastante la historia que todos conocemos aunque elige focalizarse en una cuestión ecologista, naturista, muy consonante con los tiempos que corren. La trama se toma varias licencias, naturales y esperables, para narrar el episodio de Noé (Russell Crowe), quien recibe la señal divina de que está destinado a cumplir un designio de Dios de alto impacto sobre un universo arrasado.

El linaje de Caín domina el mundo y lo ha agotado de recursos, no hay tierras fértiles, todo es roca, las poblaciones sufren hambres y la violencia reina. En ese duro contexto, Noé comienza su viaje, primero para encontrar respuestas (buscará a Matusalén, interpretado por Anthony Hopkins) y luego para descifrar el pedido y la tarea que el Creador le dio.
Ya saben, construir un arca, recibir en ella a todos los animales para garantizar su supervivencia frente al diluvio que se vendrá y prepararse para ser los únicos sobrevivientes de un exterminio a gran escala.

La película es correcta, bastante lineal, muy aggiornada a nuestro presente -miren las ropas que los personajes usan, por ejemplo, y presten atención a Noé, a quien se lo muestra incluso como vegetariano- y está bien llevada por el elenco. Dentro de la primera línea, Crowe, Jennifer Connelly y Emma Watson -quien trae un interesante conflicto entre la fe y la familia que no aparece en los textos religiosos- se lucen y transmiten con convicción sus roles. Hay una serie de sub-tramas que no aportan demasiado -el tema de Cam, sin ir más lejos- y toda la magnificencia visual vía CGI que te puedas imaginar para los momentos de quiebre de la historia.

Probablemente no sea un trabajo redondo, ya que es demasiado extenso y al todos conocer a fondo la historia, el interés decae promediando la mitad. Sí es, en cierta manera, controversial. La crítica americana la recibió, igual que el público, con mucho entusiasmo. En lo personal, creo que es una buena idea pensar en que "Noé" sea el punto de partida de un resurgimiento de este tipo de cine. Aronofsky arriesgó con esta propuesta y hay que aceptarle su apuesta. Cumple, propone una nueva mirada sobre un tema clásico y entretiene (mientras desliza una bajada de línea pro-cuidado del medio ambiente). Está bien y afortunadamente no la tapó el agua. Se ve que el arca estaba bien construida para resistir cualquier tormenta, ¿no?.

Por Adrián Vensuar.

 

jueves, 13 de febrero de 2014

Oscars 2014

Editor - 12:12


Las Ultimas Noticias sobre los Premios de la Academia 2014.
En un solo lugar, los principales medios de comunicación hacen la cobertura de los Premios mas importantes de la Industria del Entretenimiento.



jueves, 6 de febrero de 2014

Critica August: Osage County

Editor - 9:42



August: Osage County es nuevamente un ejercicio fílmico que no termina de cuajar. Teniendo sus raíces en la laureada obra de teatro de Tracy Letts, es una pieza netamente teatral que siempre satisface a los académicos y termina con varias nominaciones en las ternas actorales, pero en el marco general, uno se va olvidando de la propuesta poco a poco con el correr del tiempo. Es carne de Oscar, lo sabemos, y todos los participantes lo saben, pero no por eso deja de ser una propuesta interesante sobre las internas de una familia a la que la palabra disfuncional le queda chica.

Con la desaparición del patriarca, el poeta Beverly Weston, la excusa de reunir a la familia desperdigada por todo Estados Unidos denota una fricción más que importante desde el comienzo. Quizás ante pesos pesados en la carrera como 12 Years a Slave o Blue Jasmine, la trama de August se vea afectada por su convencionalidad, pero el cándido cruce de las mujeres de la familia es un festín de cuervos con excepcionales actuaciones de por medio, en el que ningún papel -hasta los secundarios- está desperdiciado. El sacar trapitos al sol y pasarse facturas por sucesos ocurridos en el pasado no es una temática para nada nueva, hasta se puede decir que cansina en los tiempos que corren, pero no se puede decir que si el conjunto está bien conducido, no genere buenos resultados, entretenidos en los casos más agudos.

Hablemos entonces de las interpretaciones, pilar fundamental de August. El traspaso de la escena teatral al cine deja un hueco enorme, palpitante, que se rellena con toques álgidos que rayan lo grotesco. En el epicentro está Violet, la violenta y muy verbal matriarca interpretada por Meryl Streep. Muchas veces me repito que a la Academia le encanta nominarla, que una terna de Mejor Actriz no está completa sin Meryl, pero después uno ve la clase actoral en pantalla y la dama no hace más que cerrarnos la boca. La escena del almuerzo familiar es simplemente su demostración más fehaciente de que todavía tiene la capacidad para cerrarnos el pico y mirarla interactuar con cada miembro del grupo con total impunidad, paga el precio de la entrada. El contrapeso dramático más inmediato lo genera Julia Roberts como la endurecida Barbara, quien no recuerda con buenos ojos a su madre y atraviesa también conflictos en su propio seno familiar, incluidos un marido del cual está separada y una hija adolescente en plena pubertad. Como decía antes, ningún secundario está desperdiciado y verlos reunidos bajo el mismo techo -en dicha escena de la comilona familiar- es donde se que ve que cada uno va tomando la posta del otro. Julianne Nicholson, Margo Martindale, Benedict Cumberbatch, Chris Cooper, todos tienen su pequeño gran momento y aderezan con tino esta producción.

Se podría esperar que la dirección de John Wells sea más caótica y menos precisa a la hora de retratar al clan Weston, pero la película tiene una veta fílmica muy casual, tensa pero nada sobresaliente. Esto se nota más con algunas escenas que se sienten forzadas, creadas específicamente para la versión cinematográfica, que agregan más contenido personal a algunos personajes pero que en definitiva le suman una carga pesada al metraje, que va perdiendo fuelle poco a poco. Las dos horas, entonces, se sienten sobrecargadas de información y eso es algo malo cuando se están hablando de temas tan picantes como el incesto, el desapego y la miseria familiar.

August: Osage County es una feroz interna familiar, una película que vale la pena disfrutar por las interpretaciones y por el caos rayano en lo grotesco que es esta reunión penosa. No es increíblemente memorable, pero Meryl da una nueva clase de actuación para alquilar balcones.


jueves, 29 de agosto de 2013

Crítica: Franz Ferdinand, ‘Right thoughts, right words, right action’, Domino / Pias

stephania preciado - 9:34

Lanzamiento: 26-08-2013
Género: Indie Rock
País: Escocia
Discografía: Domino / Pias

Dicho y hecho: Los escoceses mantienen la energía y el sonido, y además se muestran inspirados. Por Rafa Cervera

Si nos atenemos al título, da la sensación de que Franz Ferdinand han calculado bastante su siguiente álbum, que le han dado vueltas hasta encontrar el modo más fiel de plasmar las ideas en palabras y las palabras en actos. El cuarto disco de los escoceses nos lleva a reencontrarnos con un grupo que ha dejado de sufrir por el futuro, que pasa olímpicamente de pertenecer a este estilo o al de más allá. Por supuesto, no han llegado a este punto por casualidad. Hubo una crisis, un replanteamiento y muchas dudas que estuvieron a punto de acabar con el grupo después de Tonight (2009). Pero Right words… no es el disco de un grupo trabajando con el piloto automático. Está empujado por una energía que no puede impostarse, sobre todo porque se trata de Franz Ferdinand, una banda que desde el minuto cero destacó por la fuerza de su sonido. Ahora no solo suenan tan fuertes como cabe esperar de ellos, también suenan tremendamente inspirados. Y también se les ve disfrutando con lo que hacen, pasándoselo bien. Eso se desprende de los sencillos Right words y Love illumination, pero también de canciones como Evil eye (con ese guiño a los Clash más bailables y combativos). O del funk pop de Stand on the horizon o el toque new wave de Bullet.

Franz Ferdinand se han reencontrado consigo mismos rebuscando entre sus raíces musicales. Adiós a los tópicos sobre guitarras angulares y a los experimentos que no quedan redondos. Si Franz Ferdinand decidieran separarse mañana (y escuchando la letra de Goodnight lovers and friends, la sensación que queda es que esto podría ocurrir en cualquier momento), esta sería la mejor despedida posible.

Valdés redime a Messi

stephania preciado - 9:08

Ni Messi ni Neymar. Tampoco Diego Costa ni Villa. La 11ª Supercopa ganada anoche por el Barcelona llevó la firma de Valdés. No fue un partido de delanteros sino de zagueros y especialmente del portero del Barça. El guardameta impidió con un par de paradas estupendas que el Atlético coronara un completo ejercicio defensivo en el Camp Nou. Ningún equipo había dejado tan seco al Barcelona. El manual rojiblanco, admirable a veces por bien trabajado y reprobable en otras por común y recurrente, en cualquier caso siempre con la firma de autor de Simeone, desquició a los azulgrana y convirtió el encuentro en un chasco por feo, duro, discontinuo, alejado de los clásicos duelos goleadores que sostenían ambos equipos no hace tanto tiempo. El título se decidió por las manos de Valdés en el Camp Nou y el cabezazo de Neymar en el Calderón.

El Atlético quedó tan conforme con la ida que repitió alineación en el Camp Nou. Quiso y consiguió jugar el mismo partido por más que hubiera cambiado el Barça. El equipo azulgrana olía a pólvora desde que se cantó una formación en la que se juntaban por fin Neymar y Messi y, además, jugaba Cesc, titular por delante de Iniesta. Menos ortodoxia y más determinación, los delanteros universales por delante de los extremos y del clásico 9, el número del chico para todo: Alexis Sánchez. Humo. El punto neurálgico continuaba siendo el 10. Y al equipo le costó mucho dar con Messi. No encontraba su sitio en la cancha porque le encimaban pronto y rápido y se descolgaba en exceso hasta la línea de medios, siempre en busca de espacios, de aire, de la pelota. Tenía problemas el Barça con el ataque estático y no había manera de dar velocidad al balón por la defensa intensa, agresiva y bien parada del Atlético. Apenas se contaban noticias desde el bando azulgrana. Algún pase filtrado de los volantes, el habitual alboroto de Alves y la dificultad de Jordi Alba para combatir las transiciones desde la derecha del poderoso Diego Costa. Muy poca cosa para un equipo que siempre juega en campo contrario, también ayer ante el Atlético.

as reiterativas faltas tácticas de los muchachos de Simeone, siempre cuidadosamente elegidas y repartidas, alejadas de la frontal del área, acabaron por desconectar al plantel de Martino. No había forma de conducir el balón y los azulgrana se incomodaron de mala manera hasta tomar más tarjetas que el Atlético. El partido fue cada vez más trabado y áspero, muy a gusto de los rojiblancos, mejores en el cuerpo a cuerpo, superiores física y tácticamente al Barça.

Negados los azulgrana, apenas se contaron llegadas al área y hubo muy pocos tiros a gol antes de alcanzar el descanso, salvo dos del Atlético. Koke no acertó a concretar un contragolpe en una posición muy favorable y Valdés le sacó un remate precioso a Arda Turan. Ya se sabe qué ocurre con los guerrilleros del Cholo. La hinchada y el equipo contrario les toman por un grupo salvaje, como si fueran una banda de pendencieros por interrumpir siempre el juego, y luego enmudecen cuando advierten la capacidad rojiblanca para armar el contragolpe más veloz y bello del mundo.

Indesmayable defensivamente, el Atlético acostumbra a ser muy selectivo en ataque, incluso en el Camp Nou. Los rojiblancos tuvieron mucho rato el partido donde querían, sobre todo porque no había manera de que se activaran los barcelonistas. Muy tensos los zagueros, imperial Mascherano, los medios no activaban el juego ni tampoco sabían cómo guardar la bola, y ninguno de sus fabulosos delanteros desequilibraba, ni Messi ni Neymar, alejados del arco de Courtois. El Atlético se estiró cada vez más y el Barcelona se descolocó tanto que suerte tuvo de Valdés. El portero respondió de forma magnífica a un disparo de Villa después que Neymar se hubiera quedado parado, sin disputar la pelota, engañado por un pito que no era precisamente el del árbitro sino que pertenecía a algún turista con ganas de chufla. Había mucha jarana en la grada mientras en la cancha sufrían los azulgrana, descentrados, vencidos en los balones divididos, superados en las segundas jugadas, a remolque, como si pensaran más en defender el gol de la ida y el título que en el partido.

No le quedo más remedio a Martino que oxigenar al equipo con Pedro y más tarde con Iniesta. Los cambios le permitieron al menos retomar el mando del encuentro, dominio favorecido, por otra parte, por el descomunal desgaste acumulado por el Atlético. Al Barça le perdió entonces su fútbol rebuscado y complejo, excesivamente barroco, la falta de pegada. Nadie chutaba a la portería de Courtois. Incluso Messi remató al larguero un penalti cometido sobre Pedro cuando el encuentro se fue embolicando de mala manera por tanta falta del Atlético, víctima en el último tramo de sus propias triquiñuelas. Felipe Luis fue expulsado por una agresión a Alves y se acabó la defensa del Atlético. Los rojiblancos se quedaron pidiendo explicaciones al árbitro, recordando la no expulsión de Busquets en Madrid, mientras los azulgrana celebraban su primer título con Martino. Valdés y Neymar habían redimido a Messi. A falta del 10, no jugó a fútbol el Barça y no dejó jugar el Atlético. El Barça no fue el Barça y el Atlético fue más Atlético que nunca pese a perder la Supercopa.

viernes, 16 de agosto de 2013

La otra cara de las tierras acaparadas por empresas

stephania preciado - 8:50
 
El senador Jorge Robledo advirtió que en el Congreso cursará un proyecto de Ley que busca legalizar tierras que fueron acaparadas por empresas y que debían ser para campesinos. VerdadAbierta documentó que varios de estos predios tienen un pasado violento.
 n el debate sobre predios baldíos realiizado en el Congreso de la República y citado por el senador Jorge Robledo, del Polo Democrático, las intervenciones se concentraron en denunciar el acaparamiento de tierras baldías, es decir, en tierras que se supone deben ser explotadas por campesinos, pero que terminaron concentradas en manos de empresarios nacionales y extranjeros.
Lo que no dijeron ni congresistas ni funcionarios de gobierno es que estas empresas no solo violaron la Ley 160 de 1994, es decir, la ley que impide que las tierras baldías sean acaparadas, sino que los empresarios compraron predios en los que grupos paramilitares asesinaron líderes comunitarios, desplazaron campesinos e instalaron bases de entrenamiento donde reclutaron menores y desaparecieron a sus víctimas (Lea: Tres agroindustrias compraron tierras con líos y violencia).

En el debate, el senador Robledo recordó dos casos del departamento del Meta, se trata las empresas Poligrow, que cultiva palma africana en Mapiripán, y la Fazenda, instalada en Puerto Gaitán, que produce alimentos para cerdos.

VerdadAbierta.com documentó que en el caso de Poligrow, la empresa acumuló 5 mil hectáreas que fueron abandonadas por la violencia, desatada primero por la guerrilla y luego por paramilitares, y que fueron protegidos tras una masacre cometida en 1997 por facciones de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), a lo se le sumarían presuntas irregularidades en las escrituras de venta entre el dueño original y quienes vendieron luego a la empresa.

En cuanto a la Fazenda, se documentó que 16 mil hectáreas, originalmente de campesinos, fueron tomadas por paramilitares que instalaron una base de entrenamiento en el lugar y que sirvió de escondite al comando contrainsurgente que cometió la masacre en Mapiripán en 1997. En el lugar han sido exhumados cinco cuerpos, dos de ellos de niños que fueron reclutados. Después de la desmovilización, los predios fueron concentrados por una empresa de la familia del esmeraldero Víctor Carranza, que enseguida le vendió las tierras al consorcio de firmas a la que pertenece la Fazenda. En estas tierras la compañía desarrolla cultivos de soya y maíz para alimentar cerdos.

Estos casos muestran que más allá de los esguinces a la Ley 160, es decir, de estrategias como crear múltiples sociedades anónimas para concentrar la tierra o de registrar socios inversionistas en el exterior para presentarse como firmas multinacionales, detrás hay un pasado violento. Eso significa que si los dueños originales reclaman ante un juez, las compras realizadas por intermediarios y empresarios serían reversadas, y los predios serían devueltos a los propietarios originarios de demostrarse la conexión entre hechos violentos y estas adqusiciones.

“Quieren legalizar lo ilegal”: Robledo
El senador Robledo advirtió que en los próximos 15 días llegará al pleno del Senado un proyecto de Ley que, según él, "buscará legalizar estas tierras que eran de la nación y que fueron acumuladas ilegalmente por empresarios”. De acuerdo con este congresista, el proyecto ya fue aprobado en la Comisión Quinta -la encargada del régimen agrario- y pretenderá la aprobación de dos puntos críticos: uno, que el acaparamiento es válido cuando la prohibición de acumulación no fue advertida en los títulos de propiedad; y dos, que el acaparamiento no aplica para tierras que fueron tituladas antes de 1994 cuando supuestamente no había limitaciones en la extensión de los predios a la hora de comprar.

Robledo advirtió que éstas son argucias empleadas por algunos abogados porque las prohibiciones de acumulación existen desde la Ley 153 de 1887. Sobre el segundo punto, dijo que la Ley 160 de 1994 (la más reciente que prohíbe la acumulación) “no es retroactiva”, es decir, que un abogado no puede decir que se puede acumular porque los predios comprados tienen títulos anteriores a 1994, porque la Ley es clara en señalar que a partir de la fecha no se pueden acaparar tierras si su origen es baldío. Y todas las empresas compraron después de 1994.

El Senador también se refirió de forma explícita a la firma de abogados Brigard & Urrutia, asesora de la multinacional de cereales Cargill, la cual adquirió 52 mil hectáreas en el departamento de Vichada con la creación de 36 sociedades por acciones simplificadas (SAS), que sirvieron de intermediarias para comprar los predios y luego vendérselos a otras 36 SAS a nombre de la multinacional (Lea: Cuestionan 52 mil hectáreas de multinacional Cargill).

Este mismo bufete también asesoró al ingenio azucarero Riopaila, que explota 42 mil hectáreas y que utilizó un modelo similar para comprar las tierras; además, les ayudó a constituir 28 SAS que adquirieron los predios y el ingenio compró una empresa en Luxemburgo, llamada Asturias Holding Sarl, que absorbió las 28 sociedades que tenían la propiedad (Lea: Polémica por tierras explotadas por agroindustrias y mineras).

Según el congresista, Carlos Urrutia -el ex embajador de Colombia en Estados Unidos que renunció a su cargo en julio de 2013 tras el escándalo alrededor de este bufete- fue representante de la firma abogados cuando la compañía decidió en 2009 hacer aportes a partidos políticos. Robledo aseguró que integrantes de esta firma y de la empresa Río Paila aportaron recursos a la campaña del entonces candidato a la Presidencia de la República, Juan Manuel Santos. “El Presidente sabía... En su programa de gobierno, en el artículo 69, indicó que los agricultores y campesinos podían definir el tamaño de las hectáreas para desarrollar sus cultivos. Esta era la traba burocrática a las Unidades Agrícolas Familiares (UAF)”, dijo Robledo.

La UAF es la cantidad de tierra que el Estado considera suficiente para que una familia campesina sobreviva y progrese. Estos topes fueron definidos en 1996 a partir de la Ley 160 de 1994 y es lo que ha sido cuestionado a empresas nacionales y extranjeras que, habiendo una prohibición de acaparar baldíos, han comprado más de una unidad agrícola familiar.

El Senador indicó que además de la prohibición expresa en esta Ley, las empresas compraron pese a los pronunciamientos del Consejo de Estado y las denuncias del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) y la Superintendencia de Notariado y Registro.

Estas dos instituciones han detectado estas compras irregulares y las han denunciado, “y no ha pasado nada”, insistió el congresista. De 12 demandas que presentó el Incoder sobre empresas que acapararon baldíos, solo dos casos fueron admitidas. “El caso de Poligrow fue rechazado por el juez porque el Incoder dejó vencer los términos”, comentó Robledo.

El congresista concluyó que la permisividad del gobierno en la concentración de tierras de baldías y la actuación de estos bufetes de abogados atentan contra los derechos delos campesinos. “Está desapareciendo toda posibilidad de los campesinos tengan derecho a una parcela”, señaló.

“Existe campo para todos”
El ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, se limitó a reconocer que hay un inadecuado uso del suelo, tras explicar que de los 22 millones de hectáreas con competencial agrícola, solo 5.3 millones son explotadas; mientras que de las 15.2 millones de hectáreas que se supone son el tope para explotación ganadera, en la realidad 34.9 millones están copadas con ganado. Asimismo, aseguró que entre los principales pilares del actual gobierno está la restitución de tierras y que las instituciones están haciendo todo el esfuerzo por hacer cumplir la Ley 1448 o de Víctimas, que prometió en junio de 2011 devolver la tierra usurpada a los campesinos.

Enseguida, Estupiñán aseguró que el proyecto de Ley al que se refirió Robledo “resolverá incertidumbres jurídicas” frente a la aplicación de la Ley 160 de 1994 (que prohíbe la acumulación de baldíos), y dijo que existía campo para todos: “grandes y pequeños propietarios tienen derecho. Los grandes están haciendo altas inversiones de tecnología”. El Ministro no respondió ninguno de  los cuestionamientos expuestos en el debate.

“Hemos pisado callos y duros”
El superintendente Jorge Enrique Vélez defendió el trabajo del gobierno y aseguró que contrario a lo expresado por Robledo, el Estado se ha preocupado por documentar los casos de acaparamiento de tierras y de despojo. Vélez explicó que la Superintendencia sigue estudiando el registro en el país (los títulos de país inscritos en notarías y oficinas de instrumentos públicos) y ha detectado por lo menos 65 formas de despojo jurídico. Es decir, modalidades “utilizadas por personas que conocen el derecho agrario” que lograron que las tierras que les fueron arrebatadas con violencia a campesinos quedaran a nombres de testaferros o empresas. Según el funcionario, su despacho ha presentado 60 investigaciones de carácter penal por estos hechos.

De acuerdo con Vélez, la Superintendencia tiene identificadas 7 millones de hectáreas con medidas de protección, es decir, que no pueden ser comercializadas porque los  campesinos, el Ministerio Público o el Comité de Atención a la Población Desplazada advirtieron que los predios podían ser despojados tras hechos de violencia. También indicó que la Superintendencia tiene inventariadas 1 millón 500 mil hectáreas de baldíos que fueron robadas. “Hemos tocado callos y duros. Pero no nos tiembla la mano para buscar esas tierras apropiadas por guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes o testaferros”, dijo.

El Superintendente aseguró que el país debe seguirse preguntando qué sucede con las tierras en Colombia si pretende cumplir con la  Ley de Víctimas y Restituciòn de Tierras, que prometió reparar a cuatro millones de personas desplazadas y devolverles dos millones de hectáreas que les fueron usurpadas.

El funcionario advirtió que el 77% de los baldíos no están en manos de las personas originarias a las que se les tituló. Según Vélez, desde 1961 han sido titulados 517 mil predios baldíos, 336 mil antes de la Ley 160 de 1994 y 180 mil después de esta Ley, pero entre el 65% y 80% de estas tierras ya fueron vendidas. Es decir, no están en manos de campesinos como se supone debería ser el uso de las tierras de la nación.

Vélez comentó que el acaparamiento de tierras supera los casos denunciados en el Congreso y medios de comunicación. “Sólo 8% está registrado. La Superintendencia tiene identificados 12 mil predios con acumulación. Este será un asunto sobre el que tendrán que actuar las Superintendencias de Sociedades, Financieras y de Cooperativas, y por supuesto los jueces”, dijo.

Hasta ahora ningún juez en Colombia ha sentado jurisprudencia en relación con el acaparamiento de tierras de origen baldío. Es decir, no ha habido un fallo que por ejemplo determine que una empresa o un particular violó la Ley y le sean revocados los títulos para que estos vuelvan a la nación o a sus dueños originarios, que se supone deben ser campesinos.  El debate está lejos de cerrarse y el tema continuará esta semana en el Congreso, esta vez citado por el representante a la Cámara Wilson Arias.

How i met your mother - Se viene la última temporada

stephania preciado - 8:41

Falta muy poco para el regreso de How I Met Your Mother y sin dudas las expectativas son cada vez más grandes ante la última temporada de la serie, que seguramente disponga de varias sorpresas e importantes eventos y de la cual ya podemos conocer varios adelantos.

 
Como recordarán todos los fanáticos de How I Met Your Mother, el final de la temporada 8 marcó un momento histórico para la serie, ya que presentó por primera vez a la “madre” del título, interpretada por Cristin Milioti (30 Rock).

En la próxima temporada, la actriz formará parte del elenco regular de la serie por lo que podremos conocer más en profundidad a su personaje.

no de los principales adelantos para los próximos episodios, anunciado por los creadores Craig Thomas y Carter Bays, es que toda la última temporada de How I Met Your Mother tendrá lugar en el transcurso de un solo fin de semana.

Será el fin de semana de la boda entre Barney (Neil Patrick Harris) y Robin (Cobie Smulders) y la temporada nos llevará a través de las experiencias de cada uno de los amigos de Ted (Josh Radnor) mientras se preparan para la fiesta y mientras van conociendo a “la madre”, antes de que el propio Ted lo haga.

Es probable que, mientras los espectadores van conociendo al personaje de la madre a lo largo de los episodios, Ted lo haga cuando la temporada ya esté algo avanzada, y es probable también, como suele suceder, que la historia incluya varios flashbacks y flashforwards.
El misterioso y enigmático personaje interpretado por Cristin Milioti estará tocando el bajo en la banda presente en la ceremonia.

Ron P. Jaffe/CBS © 2013 CBS Broadcasting, Inc. All Rights Reserved.
 
Por último, los productores también han adelantado algunos detalles sobre el episodio estreno de la temporada, al mismo tiempo que se han revelado los títulos de varios de los capítulos. El primer episodio lleva por título The Locket ("El Relicario") y la sinopsis adelanta que Marshall (Jason Segel) perderá un vuelo en Minnesota, por lo que deberá buscar una nueva forma de llegar a Farhampton a la boda.

El noveno de la temporada se llama Mom and Dad (“Mamá y Papá”), así que es probable que sea en éste en el que finalmente Ted conozca a la madre de sus hijos, aunque también es probable que este episodio se refiera a los padres de Barney y Robin (interpretados por Frances Conroy y John Lithgow).

En el video a continuación, presentado especialmente en el pasado Comic-Con de San Diego, los hijos de Ted (interpretados por Lyndsy Fonseca y David Henrie), le recriminan a su padre el hecho de que hace ocho años los tiene sentados en un sofá escuchando sus historias y le piden que por favor llegue al final de una vez por todas.

Aviones - Un estreno de bajo vuelo

stephania preciado - 8:30

En Pedro, el avioncito, segundo segmento de Saludos, amigos (1942), una de las películas que la Disney aportó oficialmente a la política de buena vecindad con Latinoamérica, el benjamín de una familia de ingenios aeronáuticos tenía que encargarse, por indisposición de sus padres, de la ruta de correo aéreo entre Chile y Argentina. Ni el relato, ni las maneras eran radicalmente distintos a los que sostienen Aviones: una figura aparentemente insignificante tenía que resolver un recorrido heroico para el que no estaba pertrechado. Saludos, amigos no es una de las joyas de la corona en la trayectoria clásica de Disney, pero su revisión obliga a reconocer el cuidado, la meticulosidad y el gusto por el detalle que el estudio invertía incluso en sus productos menores. Aviones, spin-off de Cars, franquicia injustamente menospreciada por la crítica, también lleva la condición de producto menor visiblemente estampada en el parabrisas, y no estaría de más preguntarse si este trabajo es realmente merecedor del expeditivo y automático desprecio al que parece condenado.


En Aviones, un aparato fumigador competirá por encima de sus posibilidades en una carrera internacional, bajo la tutela de un veterano ingenio militar que carga con experiencia traumática a sus espaldas. No hay aquí ninguna imaginativa creación de un universo —el asunto va de aplicar el molde Cars a la aeronáutica— y la historia sigue punto por punto las directrices de ese manual de guion cada vez más visible en las propuestas de la casa, pero la película juega limpio su partida en su reconocida liga menor. Hay ocasionales ideas de diseño en los fondos y un secundario carismático —el avión mexicano— en un conjunto que es pura fórmula consciente de serlo.

Previous
Editor's Choice